Asociación WaterMemory / Estética Holística  / Aplicación Tópica de las Flores de Bach: Terapia

Aplicación Tópica de las Flores de Bach: Terapia

El único criterio para decidir un tratamiento con remedios florales de Bach sobre las zonas de la piel, es la disposición del paciente a cambiar. Por consiguiente, son necesarias una entrevista y una valoración.

Cuando se trate de un diagnóstico aparentemente obvio a partir de las zonas cutáneas, en cuyo caso la entrevista no sería necesaria, al menos hay que explicar los efectos de las flores antes de proceder a aplicarlas sobre la piel.

Un tratamiento al que el individuo dé su consentimiento sin saber de qué se trata, viola la libre voluntad del paciente y puede generar graves reacciones si éste no está dispuesto a cambiar en el nivel emocional. La sencilla herramienta terapéutica de las Flores de Bach no se debe emplear de forma poco ética.

Ante problemas agudos, basta con explicar en pocas palabras la relación entre los síntomas físicos y sus causas emocionales, a fin de que el paciente apruebe el tratamiento.

INDICACIONES PARA EL TRATAMIENTO

Las Dolencias Físicas

El principal ámbito de aplicación de las Flores de Bach es el tratamiento de las enfermedades físicas de todo tipo. El dolor es una advertencia del cuerpo y sólo se puede tratar si se conoce su origen. Sin embargo, el peligro de algo como una apendicitis aguda, por ejemplo, puede ser fatal si el apéndice se rompe, por lo tanto, constituye una urgencia médica.

De la bibliografía existente sobre el tema, se deduce claramente que Edward Bach trató enfermedades graves casi exclusivamente con Flores de Bach. No obstante, como médico sabía lo que hacía y cómo utilizar otros tratamientos en caso de urgencia si el paciente no respondía al de las flores.

Se pueden utilizar las Flores de Bach como complemento de una terapia médica o naturopática, o para dolencias menores, como por ejemplo:

▪ La tensión y rigidez de la columna vertebral (dolor en el cuello o rigidez de hombros).

▪ Los dolores debidos al agotamiento.

▪ El dolor muscular.

▪ Las heridas, moretones y rasguños menores.

▪ Los efectos físicos de estados emocionales, por ejemplo, dolor de vesícula cuando se está irritado, presión abdominal cuando se discute, picazón en situaciones incómodas, etc.

▪ Las impurezas en la piel y el acné.

▪ Las erupciones inocuas, como la urticaria nerviosa (rojez, urticaria y comezón), quemaduras del sol y alergias solares, quemaduras menores, etc. (Si hay pus u otras secreciones se deberá consultar a un médico o naturópata).

▪ Los resfriados, congestiones y tos leves.

▪ Los estados de fatiga crónicos que no se deban a ninguna enfermedad aparente.

▪ El hormigueo y otros tipos de alteraciones de la sensibilidad general de la piel.

Las Dolencias Emocionales

El tratamiento de los problemas emocionales mediante las zonas cutáneas de las Flores de Bach constituye el método más directo de psicoterapia de que se dispone. Las emociones negativas se tratan en la zona exacta en que se manifiestan en el cuerpo anímico –el aura- y donde se harán visibles en forma de síntomas físicos si antes no se resuelven.

Las emociones negativas desaparecerán antes con este método que si se suministran gotas por vía oral. Algunas veces desaparecen en pocos segundos.

Parece que las emociones negativas se almacenan en las células del cuerpo; en casos de conflictos graves, las emociones sólo se pueden liberar si se suministra información al punto exacto en que éstas se localizan dentro del cuerpo. El éxito de la radiación de color sobre los puntos de la Acupuntura parece confirmar esta teoría. Estudios recientes indican que, en efecto, las células poseen una auténtica memoria.

El estado emocional a menudo cambia antes de que se produzcan los primeros síntomas de la enfermedad. Cuando ésta aparece, normalmente se manifiesta en las zonas de la piel asociadas con el estado emocional negativo que el aura indica. En consecuencia, en los casos de cambio emocional intenso, es posible aplicar las flores a esas zonas para prevenir el efecto orgánico de una alteración emocional.

Aplicación Tópica de las Flores de Bach: Terapia

APLICACIONES

Compresas

Después de frotar la esencia floral sobre la piel directamente del frasco, las compresas son la forma de aplicación más efectiva. Dado que el primer método muchas veces no es recomendable, en casos de dolencias intensas o problemas persistentes, es preferible emplear compresas.

Para preparar una compresa se añaden dos gotas de la flor adecuada a medio vaso de agua y se empapa un paño con esta mezcla. Si se utiliza más de una flor, se elaborará una solución para cada una de ellas. Si se conoce el remedio tipo o constitucional, se puede mezclar con la solución a fin de potenciar sus efectos.

La compresa empapada se deja sobre la piel durante diez minutos. En función de la intensidad de la dolencia, se debe utilizar de una a tres veces al día, y con mayor frecuencia en casos de afecciones extremas.

Pomadas

El uso de las flores en forma de pomada constituye el método de aplicación más sencillo. Se pueden combinar hasta tres flores en una pomada; el efecto es el mismo que si se utilizan cremas distintas conteniendo cada una de ellas una sola flor. La pomada penetrará en la piel muy despacio, formando una película sobre ella que permanecerá un buen rato.

Para preparar la pomada de flores, se mezclan dos gotas de cada flor con 10 g de una crema base. Las zonas de la piel se tratan dos o tres veces al día. Para afecciones fuertes, se puede aplicar con más frecuencia.

Aunque este método de aplicación es mucho más fácil que el de las compresas, el efecto es menos espectacular. En casos de alteraciones muy avanzadas, de dolor intenso o de dolencias resistentes a la terapia, hay que utilizar compresas en primer lugar. Lo mismo se recomienda para casos en que las pomadas ejerzan poco o ningún efecto. Una vez que se haya producido una mejoría significativa o hayan desaparecido los síntomas, se podrá volver al tratamiento con pomadas.

Tinturas

Para el tratamiento de las zonas de la cabeza que están cubiertas de cabello, se recomienda la tintura. Ésta se mezcla en la misma disolución que la que se prepara para uso interno: una gota de la flor en 10 cm3 de líquido. El mejor disolvente es el agua destilada, que garantiza un periodo de conservación prolongado.

Hay que evitar el alcohol, que podría irritar la piel cuando se usa de forma continuada. Para facilitar la aplicación, se recomienda el uso de pipetas en lugar de cuentagotas.

Lociones

Otra forma de aplicación son las lociones, pero éstas sólo son beneficiosas si se conoce el remedio tipo o constitucional.

Dado que el remedio tipo es adecuado para todas las zonas afectadas del cuerpo, es útil elaborar una loción y aplicarla diariamente por todo el cuerpo –después de la ducha, por ejemplo.

De este modo, las zonas de la piel afectadas se pueden tratar simultáneamente sin conocerlas específicamente. La única condición para la aplicación de las lociones es que la flor sea el remedio tipo o constitucional; de lo contrario, no se producirá el efecto deseado.

El único criterio conocido hasta hoy para determinar la flor concreta o el remedio tipo con certeza absoluta es que éste tenga un efecto positivo en cada una de las zonas de la piel.

A través del trabajo terapéutico en las zonas de la piel, los pacientes comprenderán la relación entre los estados emocionales negativos y los síntomas físicos. Como resultado del uso interno de las Flores de Bach, los pacientes se dan cuenta de su interacción con el entorno y de sus respuestas a los acontecimientos diarios.

En el transcurso del tratamiento aprenden a superar o prevenir los problemas y las afecciones, cambiando para ello de actitud y de conducta. Así pues, se encontrarán en condiciones de comprender y experimentar en su totalidad la lección que la vida les ofrece en cada momento.

Esta concienciación es el verdadero sentido de la frase «apertura de la mente»…

No hay Comentarios

Deja un Comentario

¿QUIERES RECIBIR NOTICIAS NUESTRAS?
Suscríbete y periódicamente te informaremos
de todas las novedades en
Estética Holística Cuántica
y Tratamientos Antienvejecimiento
¡SUSCRÍBETE AHORA!
¡SUSCRIBIR!
*Al enviar tus datos estás aceptando nuestra Política de Privacidad.
close-link