Asociación WaterMemory / Estética Holística  / El Milagro de los Meridianos

El Milagro de los Meridianos

Los antiguos planteamientos orientales sobre la salud son extremadamente holísticos. El principio entero de sanación recogido en el libro The Yellow Emperor’s Classic of Internal Medicine, de Ilza Veith, se basa en restablecer el equilibrio. Reconoce que todo influye en todo lo demás.

En el terreno de la salud existe una interacción intrínseca y una interacción extrínseca. La intrínseca es la relación íntima existente entre todos los órganos y todas las actividades que suceden dentro del cuerpo del individuo. La extrínseca es la relación íntima del individuo con el entorno. Ninguna de las dos debería excluirse cuando se trabaja con la salud.

Los chinos postulaban dos fuentes de energía: la primera es la que denominaban iei, o energía creada mediante los nutrientes que ingerimos y que fluyen por el torrente sanguíneo; la segunda es el , la energía vital universal que fluye por los meridianos del cuerpo.

El qì circula por el cuerpo a lo largo de una red de canales, conocidos con el nombre de «meridianos», que unen puntos de energía. Los meridianos están íntimamente relacionados con las vías nerviosas del sistema nervioso autónomo, que a su vez está vinculado a todos los órganos y partes del cuerpo. De este modo, cuando uno aprende a calmar, equilibrar y estimular estos canales de energía, logra influir también en todo el organismo.

Esta fuerza vital circula por todo nuestro cuerpo haciendo un recorrido completo al día. Cada meridiano –junto con los diversos órganos a los que afecta-, dispone aproximadamente de un periodo de dos horas de influencia por el qì; así pues, éste va recorriendo un meridiano tras otro, hasta que al cabo del día ha circulado por todas las partes del cuerpo. En esencia, somos un sistema energético de movimiento continuo.

Estos canales de energía vital (o qì) que llamamos meridianos están repartidos por todo el organismo. Han sido medidos y cartografiados y se pueden percibir físicamente. Cada uno lleva el nombre del órgano, apartado o sistema corporal con el que está relacionado más estrechamente y, a lo largo de ellos, hay repartidos unos puntos electromagnéticos específicos (los que se usan, precisamente en la Acupuntura y la Digitopuntura).

Asoc. WaterMemory - El Milagro de los Meridianos

Existen catorce meridianos. Doce de ellos discurren a cada lado del cuerpo, y los dos restantes en la línea media. Cada meridiano tiene una trayectoria determinada y la energía fluye por él en una dirección específica; por eso es por lo que un acupuntor puede plantar sus agujas en la mano de su paciente, por ejemplo, para curarle un dolor de cabeza. El meridiano actúa como un conductor del impulso energético generado por el pinchazo: el impulso corre a lo largo del canal y llega a la cabeza, donde restablece el nivel apropiado del flujo de energía y, por tanto, elimina el dolor.

Cada meridiano tiene un punto de partida y un punto de llegada o meta; la meta de cada meridiano está conectada al punto de partida del siguiente, de manera que todos ellos están interrelacionados. En definitiva, se trata de un ciclo continuo de energía que fluye libremente. Los desequilibrios –ya sean físicos, emocionales, mentales o espirituales-, pueden entorpecer ese flujo, y si persisten, pueden degenerar en malestar.

Un problema físico en cualquier órgano (o para el caso, en cualquier aparato o sistema del cuerpo), puede estar provocado por un problema energético en su meridiano correspondiente y viceversa. Pero también puede causarlo un atascamiento o cualquier otro problema del meridiano o meridianos que lo preceden en este circuito de energía sin fin. Si construimos una presa en un río, los puntos que queden más allá de ella se secarán, y eso puede dar lugar a multitud de problemas; luego, para corregirlos, lo primero que habría que hacer sería restablecer el flujo normal de agua en la zona. Algo similar sucede con nuestro cuerpo: para que esté sano, hay que mantener todos estos meridianos en buen estado, de modo que el qì fluya libremente por ellos.

Asoc. WaterMemory - El Milagro de los Meridianos

Un concepto fundamental en la Terapia de Meridianos es la Polaridad. Toda la energía está gobernada por tres polaridades: positiva/eléctrica (yang); negativa/magnética (yin) y neutra. El yin y el yang, tan familiares para todo el mundo, son polaridades electromagnéticas del cuerpo y se entrecruzan. La forma en que estas cargas interactúan con nuestro sistema, determina lo bien –o lo mal- que funciona nuestro cuerpo y nuestro rendimiento personal día a día.

El yin y el yang son dos fuerzas opuestas pero complementarias, dos caras de una misma moneda. Existen simultáneamente, y en circunstancias favorables, se pueden influir entre sí de una forma beneficiosa. Las enfermedades y problemas relacionados con el yang pueden curarse o equilibrarse mediante una estimulación energética del yin y viceversa.

Las energías yang se expanden hacia arriba y hacia afuera por los brazos, piernas y el tronco de nuestro cuerpo, mientras que las energías yin se contraen hacia abajo por la parte interior de los brazos, piernas y el resto del cuerpo. Así como los planetas giran alrededor del sol y los electrones lo hacen alrededor del núcleo del átomo, de igual modo los meridianos yin y yang circulan alrededor del eje central del cuerpo.

Por el propio eje central discurren dos meridianos de carga neutra, los llamados meridianos de la concepción y gobernante. El meridiano de la concepción gobierna los meridianos del pulmón – bazo – corazón – riñón – pericardio – hígado. El meridiano gobernante, por su parte, rige los meridianos del intestino grueso – estómago – intestino delgado – vejiga – triple calentador – vesícula biliar.

Cada meridiano yin (y sus órganos asociados) está emparejado con un meridiano yang (y sus órganos correspondientes). El qì fluye por un meridiano hasta que llega al final y pasa al meridiano con el que está emparejado para continuar fluyendo.

Fuente: Extraído del libro “Manual del Sanador Vibracional“, de Ted Andrews

Recuerda que, en esencia, el ser humano es un sistema energético holístico en el que todo afecta a todo lo demás.
No podemos limitarnos a tratar los síntomas, debemos restaurar la homeostasis y corregir la causa del problema.

No hay Comentarios

Deja un Comentario

¿QUIERES RECIBIR NOTICIAS NUESTRAS?
Suscríbete y periódicamente te informaremos
de todas las novedades en
Estética Holística Cuántica
y Tratamientos Antienvejecimiento
¡SUSCRÍBETE AHORA!
¡SUSCRIBIR!
*Al enviar tus datos estás aceptando nuestra Política de Privacidad.
close-link